Buscar este blog

lunes, 19 de febrero de 2018

Reflexiones sobre la fe y sus implicancias gnoseológicas y éticas (Colaboración)




Nota Inicial:
La presente publicación fue escrita y elaborada por un colaborador y amable lector de este Blog. Este artículo NO fue escrito por el habitual escritor y responsable de este sitio Noé Molina. (*)

___________________


Reflexiones sobre la fe y sus implicancias gnoseológicas y éticas

Este tema es, a mi parecer, un tema fundamental para la crítica a la religión en sus múltiples formas. Es esta simple pregunta ¿Qué relación tiene la fe en la búsqueda de la verdad?

Para ello, deberíamos empezar a definir los términos clave de esta pregunta “fe” y “verdad”.

Hay varias definiciones para la primera, pero todas se reducen a una “creencia sin evidencia”, siendo a su vez la creencia una “estado mental dirigido a dar por veraz una proposición”, mientras que evidencia es “fenómeno que verifica la veracidad de una proposición”.

Existe cierta superposición de otro posible significado de la palabra “fe”, en su acepción de “confianza” que da pie a anfibologías que evitaré aclarando que en el área gnoseológica no son intercambiables ambas acepciones.

Por su parte, la verdad es “el estado del contenido de una proposición mediante el cual dicho contenido concuerda con la realidad”.

Entonces queda claro, hilando estas ideas, que la fe no es un medio que nos permita llegar a la verdad de forma confiable porque no toma en cuenta el factor más importante para garantizar la verdad: la evidencia. Sin esta estamos a la deriva de la suerte epistémica: el hecho de tener razón por mera casualidad, lo cual ciertamente es perjudicial para la búsqueda de la verdad, puesto que origina al enemigo número uno del conocimiento, la ilusión de conocimiento. 

Y teniendo en cuenta la cantidad de sesgos en que la mente humana puede caer (y hablo de mente en el sentido general de la palabra, que incluye aspectos como el intelecto, la emoción, la intuición, memoria, juicio, etc) aunado con la suerte epistémica, es una receta para alejarnos del conocimiento, cosa que todo quien busque la verdad quiere evitar.

Mirando más detenidamente la fe suele ir aparejada a cierto nivel de restricción a la capacidad inquisitiva. La anulación parcial del juicio crítico, esta especie de “licencia para no pensar” en ciertos asuntos, es lo que sostiene la fe. Esta simbiosis ya no solo nos aleja de la verdad, sino que es perfectamente factible que se use para sostener todo tipo de mentiras. ¿Cómo detectamos las mentiras? Siendo curiosos y revisando las evidencias, pero justamente los sistemas de creencias dogmáticas castigan ambas acciones de diversas maneras. Algunos poniendo la duda como un pecado, otras personificando a las personas inquisitivas como desorientadas, infantiles, inferiores, otras poniendo límites a lo que se debe preguntar (me recuerda cuando el budismo decía que hay “cosas impensables que no deben ser pensadas”).



Pero las religiones (al menos las de mayor difusión, como las religiones abrahámicas y las dhármicas) hablan de la fe como una virtud y/o como algo que debe sostenerse a pesar de los cuestionamientos razonables y no podrías estar más en desacuerdo con dicha afirmación. Es más, opino que dicha afirmación es la raíz de todo el daño que se le atribuye a los sistemas dogmáticos (entre los cuales están las religiones). Si se mira sistemáticamente tras las distintas creencias y sus efectos, como la creencia en la perfección de una deidad o la creencia en el conocimiento ilimitado de un gurú, negarse a recibir transfusiones sanguíneas, el terrorista suicida que se inmola a sí mismo y se lleva a otros consigo en nombre de su deidad, la negación o impedimento de ciertos derechos para algunos colectivos (mujeres, gais, no-creyentes); la fe actúa como pilar de dichas creencias y efectos. Esto no quiere decir que la fe no pueda dar lugar a buenas acciones, pero dichas acciones ciertamente pueden hacerse sin necesidad de creencias no basadas en la evidencia

¿Qué relación tiene la fe con la ética? Esto fue analizado por William Clifford y su ejemplo hipotético del barco maltrecho que un hombre, el propietario de la embarcación, deja partir a la nave que se ve bastante deteriorada pero que, en lugar de sugerir una adecuada revisión de esta, confía en que la Providencia lo protegerá como tal vez lo habrá hecho en anteriores viajes, y desde luego el barco termina hundiéndose. Clifford analiza que, incluso si el propietario hubiese creído de corazón que la Providencia protegería la embarcación, incluso en ese caso dicho hombre no tenía derecho a tal creencia, a la que llegó no a través de la investigación honesta y examinando la evidencia, sino acallando sus dudas y eligiendo el cómodo camino de creer en algo sin evidencias. Dejó claras las consecuencias éticas de la fe

Si tomamos la definición de ética dada por Sam Harris, conceptualizada como el conjunto de decisiones conscientes acerca del bienestar propio y ajeno, se hace aún más patente como la fe no tiene lugar dentro de un esquema ético, pues tiene un considerable poder para debilitar la capacidad de tomar decisiones éticas. Después de todo, las buenas decisiones se basan en buena información, y la fe precisamente es un pésimo medio para informarse verazmente.

Entonces, ¿se puede decir que la fe es inmoral? Básicamente, pero no por el hecho de creer o dejar de creer (que no está bajo el control de cada uno) sino por elegir no basar su creencia en lo que se considera el fundamento de la verdad: la evidencia.

Este artículo va especialmente dirigido a los lectores creyentes, en especial a los que ya no tienen dudas, con el fin de romper el sólido búnker de la falta de cuestionamiento, pero también para felicitar y alentar a los creyentes con dudas, les animo a seguir adelante y seguir preguntando, mientras más incómodas las preguntas, mejor. No desistan en la valentía de dudar, recuerden dudar como si fueran a comprar oro.

Y nadie quiere ser estafado al comprar oro, ¿verdad? Hagan compras inteligentes, hagan buenas preguntas y más que nada, permanezcan escépticos.



_________


(*) Nota Final:


El autor de esta publicación es "Ibrahinm SciMath", fiel seguidor y colaborador de este Blog; quien amablemente me solicitó el compartir este artículo con el resto de los lectores; y al no estar en contra de la filosofía del Blog, es un honor para mí el poder publicarlo. El mismo "Ibrahinm" se encargará de responder las dudas de los lectores a través de los comentarios.




Ver:

Ver:


Ver:


Ver:

Ver: 


Ver:

Ver:

Ver:

Ver:



Ver:



   
Ver:

Ver:



Ver Artículos sobre: 


Ver Artículos sobre: 


                          



ARTICULOS RELACIONADOS


"La fe  fue el primer gran defecto y la duda la primera gran virtud"

Carl Sagan







lunes, 12 de febrero de 2018

Los Ateos son más respetuosos con los Creyentes que los Creyentes con los Ateos (Noticias y Actualidad)




Los Ateos son más respetuosos con los Creyentes que los Creyentes con los Ateos


12 Noviembre 2017 - 
Actualizado 10 Diciembre 2017, 19:26

Un nuevo estudio realizado por psicólogos de la Universidad de Ohio sugiere que los ateos son más amables con los cristianos que a la inversa. El estudio también sugiere una posible razón para ello: pueden ser más amables para compensar el estereotipo popular de que los ateos son inmorales.

Ateos VS Cristianos

Además de lo anteriormente mencionado, los investigadores también mostraron que los cristianos tienen un sesgo dentro del grupo hacia otros cristianos cuando se trata de economía, lo que significa que prefieren hacer negocios con personas que creen lo mismo que ellos. Los ateos, por otro lado, no exhibieron un sesgo dentro del grupo hacia otros ateos.

La autora del estudio, Colleen Cowgill, señaló en una entrevista con Psypost que los ateos han aumentado su visibilidad, en parte debido al surgimiento de los "Nuevos Ateos" hace una década. Su número también ha aumentado, con aproximadamente el 3% de los estadounidenses identificados como ateos y alrededor del 26% de probabilidades de no creer en Dios, de acuerdo con otro reciente estudio.


Como explica la autora:

De esta investigación previa, sabemos que la población general en Estados Unidos tiende a estereotipar a los ateos como inmorales y poco confiables, una reputación que muchos ateos comprensiblemente encuentran angustiosa. Mi principal interés residía en cómo los ateos mismos responden a estos estereotipos negativos.

Ella también sostiene que los miembros de un grupo estereotipado también pueden actuar de manera "compensatoria" para combatir el prejuicio, citando el ejemplo de los inmigrantes en Estados Unidos que luchan por mostrar su identidad estadounidense cuando ésta se ve amenazada.

En el estudio se usó un juego económico como una forma de explorar cómo las personas se comportan con los demás dentro y fuera de sus grupos. El juego utilizado era una versión modificada del Juego del Dictador, donde una persona (el dictador) tiene que compartir una recompensa monetaria con otra.

En el estudio, los participantes cristianos dieron más dinero a los cristianos que a los ateos, mientras que los ateos dieron por igual a los ateos y los cristianos. Cuando se ocultó la identidad religiosa de los participantes, los efectos desaparecieron. De manera reveladora, cuando se ocultó su propia identidad, los ateos dieron más dinero a otros ateos. Como concluye la autora:

Creo que es bastante revelador que los ateos son quizás tan agudamente conscientes de los estereotipos negativos sobre sí mismos que hay diferencias observables en su comportamiento en comparación con los cristianos, incluso en este pequeño tipo de interacción de bajo riesgo.

Fuente:
https://www.xatakaciencia.com/psicologia/los-ateos-son-mas-respetuosos-con-los-creyentes-que-los-creyentes-con-los-ateos

_____________


Los ateos son más respetuosos con los creyentes que al revés


Una investigación muestra el modo en el que nuestras creencias, o ausencia de ellas, nos separan.

Rousseau decía que hay varios tipos de religión, entre los que se encuentra una versión “privada” e individual de la creencia en lo trascendente y lo divino, y otra que es de carácter colectivo, basado en rituales públicos y unos dogmas y símbolos compartidos. A la práctica, decía este filósofo, la primera variante es indeseable, porque no actúa para hacer que las sociedades estén unidas.

El tiempo ha pasado y con ella las sociedades también; ahora, a diferencia de hace tres siglos, debemos satisfacer a una necesidad que antes no existía. Esta nueva necesidad es la de crear una cultura inclusiva en la que nadie quede al margen por cuestiones relacionadas por sus creencias o ausencia de ellas. Y, si bien la historia de las religiones está llena de conflictos violentos entre confesiones, la relación que estas tienen con el ateísmo no ha sido mucho mejor.

Hoy, de hecho, un estudio muestra que en un mundo en el que cada vez se defiende más la libertad de pensamiento y de credo, el ateísmo sigue siendo estigmatizado.


El respeto de los ateos por los creyentes no es correspondido

Un equipo de investigadores de la Universidad de Ohio ha mostrado que los ateos son más respetuosos con los creyentes que viceversa, algo ante lo que ofrecen varias explicaciones.

El equipo de investigadores, encabezado por Colleen Cowgill, utilizó un juego basado en la economía para averiguar cómo las creencias personales de cada uno influyen en el modo en el que nos identificamos con el resto o por el contrario si nos distancia de ellos. En concreto se quería ver si el hecho de ser creyente o ateo hace que actuemos dando mucha prioridad a aquellos que comparten estas creencias o si esta prioridad tiende a no existir.

Para ello, se eligió un sencillo ejercicio conocido como el juego del dictador, en el que una persona debe decidir si quiere compartir su dinero, y qué cantidad debe ceder. De este modo, se crean parejas en las que una persona es atea y la otra es creyente, y se asigna un rol de dominio a una de ellas para que decida si quiere repartir una cantidad de dinero.

El resultado mostró que, sabiendo las creencias de cada uno, los cristianos repartieron más dinero al resto de los cristianos que a los ateos, mientras que los ateos no dieron trato de favor a ninguno de los colectivos, dando en promedio la misma cantidad a creyentes y a no creyentes. Esto dejó de ocurrir en el momento en el que las creencias religiosas de cada persona, o la ausencia de ellas, dejaron de ser reveladas.


El estigma podría estar detrás de eso

Colleen y su equipo proponen una explicación para explicar por qué los ateos tienden a mostrarse más amables con los creyentes de lo que reciben a cambio por parte de los creyentes, al menos según este estudio. Lo que podría estar detrás de este fenómeno es una estrategia de compensación por parte de los ateos, para evitar recibir las consecuencias negativas relacionadas con los prejuicios y el estigma sobre el ateísmo en general.

Y es que hay que tener en cuenta que durante mucho tiempo religión y moralidad han sido prácticamente sinónimos: la ética surgía de la creencia en un orden superior que nos dice lo que debemos hacer. La ausencia de creencia en lo divino, según esta lógica, es una amenaza, porque no hay nada que nos garantice que un ateo no vaya a cometer los actos más atroces si pensamos que lo único que impide que nos comportemos mal es nuestra unión con uno o varios dioses.

Por otro lado, aún hoy en día sigue existiendo poco contacto con el ateísmo (a día de hoy no hay ningún país en el que la mayoría de la población sea atea), por lo que es razonable que quien no cree en ninguna religión tema recibir un trato desfavorecedor si ofrece la más mínima oportunidad como para ser visto como el enemigo.


Aún no se ha logrado la plena integración

Este estudio demuestra que las creencias más privadas siguen siendo algo que divide a la sociedad, hasta el punto en el que una simple etiqueta es capaz de hacer que nos tratemos de un modo diferente. Tender a dar un trato privilegiado a quien se parece más a uno mismo no deja de ser una manera de crear una división innecesaria sin que exista un motivo real de conflicto.

Así pues, los ateos, siendo conscientes de los estereotipos que aún perduran, hacen lo posible por “compensar” al resto, ya que parten de una situación de desventaja. En este sentido, aún sería necesario realizar investigaciones parecidas a estas para ver si ocurre algo parecido con las minorías religiosas en países en los que hay un alto grado de fanatismo.

Fuente:
https://psicologiaymente.net/social/ateos-mas-respetuosos-con-creyentes

______________


Ateos VS creyentes… ¿quienes son más respetuosos?


Hay estudios que señalan que uno de estos grupos es más respetuoso y generoso… ¿cuál será?

17 de Noviembre de 2017 | 06:00

Hay personas que cuando escuchan la palabra “ateo” o cuando conocen a alguien que lo es, simple y sencillamente ponen una especie de barrera invisible, pues casi siempre se ha estereotipado a este grupo como inmoral o poco confiable. Sí, se les atribuyen conceptos negativos sin siquiera darles la oportunidad de explicar sus motivos para no creer en lo mismo que la mayoría.

Pero no todos los ateos son malos ejemplos. Así lo revela un estudio realizado por psicólogos de la Universidad de Ohio. Señala que los ateos son más amables con los cristianos, que a la inversa. Pero no sólo eso, también revela que “pueden ser más amables para compensar el estereotipo popular de que los ateos son inmorales”, según cita Xataka Ciencia.

Colleen Cowgill, autora de la investigación, indicó que también se muestra que los cristianos tienen un sesgo dentro del grupo hacia otros cristianos, sobre todo cuando se trata de economía, es decir, que prefieren hacer negocios con personas que creen lo mismo que ellos. En cambio, los ateos no presentan ese sesgo hacia otros integrantes de su grupo.

Para llegar a estas conclusiones, se pidió a un grupo de ateos y a otro de creyentes que participaran en el juego de El Dictador, donde una persona debe compartir una recompensa económica con otra. Los participantes cristianos dieron más dinero a los cristianos que a los ateos, mientras que los ateos dieron por igual a los ateos y los cristianos.

Como sostiene la autora, puede ser que los ateos actúen de manera compensatoria para luchar contra ese prejuicio negativo.

Otro estudio publicado en Current Biology, señala que a pesar de que en casi todos los credos se pide a los fieles tratar a todos con compasión, ocurre lo contrario. Revela que los niños no religiosos muestran una mayor tendencia al altruismo y de ayuda al prójimo, mientras que quienes viven en un hogar religioso, suelen juzgar o castigar las conductas de los demás.

Para llevar a cabo la investigación, Jean Decety, líder del proyecto realizado en la Universidad de Chicago, utilizó también el juego de El Dictador. Pero aquí participaron más de mil niños de entre cinco y 12 años, originarios de Estados Unidos, Canadá, Jordania, Turquía, Sudáfrica y China.

Fuente:
http://de10.com.mx/cultura-digital/2017/11/17/ateos-vs-creyentes-quienes-son-mas-respetuosos


____________



Estudio Original


Generous heathens? Reputational concerns and atheists' behavior toward Christians in economic games


Colleen M. Cowgill, Kimberly Rios, Ain Simpson

Ohio University, Department of Psychology, USA

Received 26 November 2016, Revised 21 June 2017, Accepted 22 June 2017, Available online 10 July 2017.


Highlights

• In an economic game with Christian and atheist participants, Christians demonstrate an ingroup bias, whereas atheists do not.

• The difference in ingroup bias is eliminated when participants think their partner is unaware of their religious identity.

• Reputational concerns mediate atheists’ tendencies to give more to a Christian who is aware of their religious identity.


Abstract

Ample research demonstrates that people are more prosocial toward ingroup than outgroup members, and that religious believers (e.g., Christians) tend to be more prosocial than non-believers (e.g., atheists), in economic games. However, we identify a condition under which ingroup biases in such games are attenuated, focusing on prosociality among atheists. Specifically, we argue that atheists (but not Christians) experience unique reputational concerns due to stereotypes that their group is immoral, which in turn affect their behavior toward outgroup partners. Across three studies, when participants in a Dictator Game believed their religious identity was known to their partner, atheists behaved impartially toward ingroup and outgroup partners, whereas Christians consistently demonstrated an ingroup bias. The effects of religious identity on allocations to the outgroup were partially mediated by concerns about being perceived negatively by others and were eliminated by telling participants that their religious identity would be kept anonymous.


Traducción Abstract:

Una amplia investigación demuestra que las personas son más pro-sociales con los miembros del endogrupo que con los exogrupos, y que los creyentes religiosos (por ejemplo, los cristianos) tienden a ser más prosociales que los no creyentes (por ejemplo, los ateos) en los juegos sobre economía. Sin embargo, identificamos una condición bajo la cual los sesgos de endogrupo en tales juegos se atenúan, centrándose en la prosocialidad entre los ateos. Específicamente, sostenemos que los ateos (pero no los cristianos) experimentan preocupaciones de reputación únicas debido a los estereotipos de que su grupo es inmoral, lo que a su vez afecta su comportamiento hacia los compañeros externos. En tres estudios, cuando los participantes en el "Juego del Dictador" creían que su pareja conocía su identidad religiosa, los ateos se comportaban de forma imparcial con sus parejas internas y externas, mientras que los cristianos demostraban consistentemente un sesgo endogrupal. Los efectos de la identidad religiosa en las asignaciones al grupo externo fueron parcialmente mediados por las preocupaciones sobre la percepción negativa de los demás y fueron eliminados al decirles a los participantes que su identidad religiosa se mantendría en el anonimato.

Fuente:
https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0022103116307910


_________________


Ver: 
Ver Articulo: Países con más Ateos

Ver Sección: Actualidad y Noticias



                                 ARTICULOS RELACIONADOS

.



"El temor de las cosas invisibles es la semilla natural de lo que cada uno llama para sí mismo religión"

Thomas Hobbes